El flúor es un elemento químico que se encuentra en la naturaleza. En la conocida tabla periódica, este micromineral pertenece al grupo de los halógenos, que en griego significa “productores de sales”, ya que estos elementos, unidos a otros, tienden a la creación de sustancias parecidas a la sal común.

Aunque puedan parecer elementos extraños, los halógenos están presentes en nuestro día a día. Seguro que te serán familiares sustancias halógenas como, por ejemplo, el cloro y el yodo. En este caso, el flúor es de especial importancia cuando hablamos de salud bucodental.

El flúor tiene una gran afinidad con el calcio, lo que hace que tenga una función esencial en la formación de huesos y en el mantenimiento del esmalte dental. Además, este elemento es una de las principales sustancias que ayuda a prevenir y combatir la aparición de la caries dental.

El flúor y la caries
Aunque los especialistas aún no han logrado conocer la manera exacta mediante la cual el flúor ejerce como actor preventivo contra la caries, las evidencias son claras. El flúor esta patología, tanto en niños como en adultos, porque hace que la superficie externa de los dientes, el esmalte dental, sea más resistente a los ataques que los ácidos pueden causar.

El flúor es beneficioso antes de la erupción de los dientes en bebés, ya que el elemento se concentra en huesos y dientes durante el desarrollo. Esto hará que, en el futuro, los dientes del niño tengan un esmalte más resistente. Por otro lado, el flúor también aporta beneficios durante la edad adulta, ya que no deja de endurecer el esmalte de los dientes que ya han erupcionado.

Este elemento también altera la formación de placa bacteriana sobre la superficie de los dientes. Y favorece la remineralización del esmalte, previniendo así la erosión de los dientes y favoreciendo a la reconstrucción de los cristales de calcio y fosfatos, que son componentes minerales del diente.

Alimentos que contienen flúor
Probablemente, a partir de los consejos de los doctores de Clínica Den y otros odontólogos, ya estés familiarizado con dentífricos o enjuagues bucales que contengan flúor. ¿Pero sabías que el flúor también se encuentra en algunos alimentos? Consumiéndolos, podremos fortalecer el esmalte de nuestros dientes.

Algunos alimentos que contienen flúor son distintos tipos de mariscos y pescados. Este elemento también se encuentra en verduras y hortalizas, como en las espinacas, la col, la lechuga, tomates, lentejas y los brotes de soja.

Del mismo modo, las bebidas té y café contienen este importante micromineral, pero recordamos que no es recomendable abusar de estas bebidas ya que acostumbran a teñir bastante los dientes. La leche materna también tiene un alto contenido de flúor.

Nuestro consejo
A pesar de que incorporar flúor a nuestra dieta y utilizar dentífricos y enjuagues bucales con este mineral sea, por lo general, positivo, el exceso de este elemento puede provocar fluorosis dental, una patalogía que altera la estética dental al generar manchas sobre la superficie de los dientes. Así, desde Clínica Den, recomendamos que le preguntes a tu dentista cuál es la cantidad de flúor que, según tus necesidades, tu salud bucodental requiere.

Comentarios

Pide tu Cita








Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies