Close

PIDE TU CITA +34 93 218 80 80 info@clinicasden.es

Implantología dental: todo lo que debes saber

Implantología dental: todo lo que debes saber

 

¿Qué debes saber sobre implantología dental?

La implantología dental es una disciplina que desde hace unos años ha tenido un auge importante, especialmente en nuestro país.  De hecho, en nuestra clínica cuando le hablamos de implantes a la hora del diagnóstico a nuestros pacientes nos damos cuenta que saben cosas al respecto. Al parecer es algo que ha pasado de ser excepcional a ser algo rutinario y conocido por mucha gente. En este artículo os explicamos algunos de los aspectos sobre implantología dental que pueden interesarte y que seguramente desconocías.

 

¿Qué es la implantología dental?

La implantología dental es una disciplina de la odontología que tiene como objetivo  sustituir los dientes que  se han perdido por diferentes patologías o bien porque nunca se formaron. esto se hace colocando colocación quirúrgicamente  los implantes dentales en el hueso mandibular y maxilar.
 

¿Qué tipos de implantes podemos encontrar?

Los primeros implantes tenían forma de lámina pero hoy en día tienen forma de tornillo cilíndrico de paredes paralelas o convergentes, con diferencias en el diseño en función del fabricante. La gran mayoría de las empresas, por no decir las mejores,  fabrican los implantes con un grado de titanio biocompatible , que permite la oseointegración.
 

¿Qué avances destacaríamos en implantología dental?

En la última década, se han desarrollado avances en los referente al material con el que se fabrican  los implantes. Ya se fabrican implantes a base de zirconio,  con un alto grado de biocompatibilidad y una mejor estética. Algo que cada vez es más importante y demandado por el paciente. También se han desarrollado nuevas superficies de titanio para, de esta manera, aumentar el proceso de oseointegración, lo que reducen los tiempos de cicatrización y aumentan las tasas de éxito en pacientes con huesos de mala calidad. La era digital también ha hecho acto de presencia en la implantología dental, realizándose diagnósticos más precisos por medio de los TAC (Tomografía Axial Computerizada) y la introducción de la cirugía implantológica guiada. De esta forma conseguimos ser más conservadores  y menos invasivos, mejorando de esta manera el proceso, a veces incómodo,  postoperatorio.

 

¿Qué beneficios tiene la implantología dental?

Los beneficios de la implantología dental  con respecto a otros tratamientos dentales más convencionales básicamente son dos: la fijación y el gasto biológico.

Recordemos que el hecho de perder  uno o varios dientes tiene como consecuencia la pérdida parcial o total de la capacidad masticatoria. No olvidemos que el objetivo principal de los dientes es la masticación de los alimentos para realizar una correcta digestión. Hay que recordar que el aparato digestivo empieza en la boca.  La sustitución de las piezas dentarias por medio del implante y su consiguiente prótesis,  permite al paciente elegir la opción ideal; una opción fija similar al diente perdido lo que genera mayor comodidad y confianza a la hora de masticar.  La otra ventaja es que la implantología dental no genera  un mayor gasto biológico. en otras palabras, no es necesario dañar los dientes contiguos a la hora de confeccionar la prótesis ya que la nueva prótesis se apoya en los implantes dentales.

 

¿Cómo debemos cuidar los implantes?

Antes de la colocación de un implante es importante saber que hay que controlar dos factores de riesgo en el fracaso de los implantes: las bacterias y el tabaco.

Tras realizar el implante,  a corto plazo, se recomiendo no masticar sobre la herida para no alterar el proceso de cicatrización durante la integración del implante con el hueso . A largo plazo, es importante mantener una correcta higiene oral completa. es decir, de los dientes vecinos como del implante para evitar que la placa bacteriana se deposite sobre la  superficie del implante y pudiendo, de esta manera, generar una infección de la encía y del hueso que rodean al implante (Periimplantitis). Este hecho podría tener como consecuencia  la pérdida del implante. También se deben controlar hábitos como el Bruxismo. esto podría acabar generando un grado importante de presión sobre el hueso  que rodea al implante y producir la desunión entre el implante y el diente.

Clínica Den

Área de implantología dental

0 Comentarios

Deja un comentario