Close

PIDE TU CITA +34 93 218 80 80 info@clinicasden.es

¿Mal aliento o halitosis?

¿Mal aliento o halitosis?

Cuidar tus encías evita el mal aliento.

El mal aliento o halitosis se define como el conjunto de olores desagradables u ofensivos que emanan de la cavidad bucal sea cual sea su origen. En este artículo Daniel Giménez, periodoncista de Clínica DEN, repasa las causas y cómo remediarlo. 

Dependiendo de su origen, la halitosis puede clasificarse en diferentes tipos (Miyazaki et al 1999):

-Halitosis genuina o verdadera: es un mal aliento que está verdaderamente presente y se puede medir y objetivar

-Halitosis fisiológica: hay una situación de salud oral que provoca el mal aliento, y el origen se encuentra en el cubrimiento lingual presente en la región dorso-posterior de la lengua.

-Halitosis patológica: oral o extraoral. En la oral, la fuente principal de producción de compuestos malolientes se halla igualmente en el cubrimiento lingual de la región dorso-posterior de la lengua a la que además se suman otras condiciones patológicas de la cavidad bucal: principalmente patología periodontal (gingivitis y periodontitis).

Aproximadamente en el 90% de los casos de halitosis genuina, el origen del mal olor está en la boca. De estos, alrededor del 60% de los casos se asocian con algún tipo de patología periodontal (gingivitis en un 30% y periodontitis en otro 30%) (Delanghe et al 1998; Delanghe et al 1999). Por ello, el papel de los odontólogos es clave en el control y tratamiento de estos pacientes.

Los casos de halitosis patológica extraoral suelen asociarse en su gran mayoría con problemas otorrinolaringológicos, y solamente un mínimo porcentaje de casos, con otras patologías sistémicas.

-Pseudohalitosis: no existe mal olor bucal pero el paciente cree que tiene halitosis.

-Halitofobia: si después del tratamiento de la halitosis verdadera o de la pseudohalitosis el paciente todavía cree de manera persistente que tiene halitosis.

La pseudohalitosis y halitofobia tienen un importante componente psicológico, y la responsabilidad de su tratamiento recaerá en un profesional de la psicología y/o la psiquiatría.

La halitosis es una condición relativamente frecuente, cuya aparición tiene relevantes consecuencias, no solo por las posibles implicaciones con la salud, sino también por las posibles repercusiones a nivel psicológico, que pueden llegar a afectar a la vida diaria, relaciones sociales, afectivas y profesionales de los pacientes que la padecen.

Recomendaciones preventivas.

Las halitosis asociadas a problemas periodontales podrían evitarse con las mismas estrategias preventivas con las que se previenen las enfermedades periodontales, así como con el diagnóstico y tratamiento precoz de éstas.

En el caso de la halitosis oral, es fundamental que los pacientes mantengan la cavidad oral en estado de salud y, en especial, que sus encías se encuentren sanas. Para ello, es necesario que sigan diariamente unas medidas de higiene oral adecuadas que incluyan no solo el cepillado dental, sino también la higiene interdental con seda dental o cepillos interdentales y, muy importante, que incluyan medidas de higiene de la lengua con raspadores linguales. En este caso, el papel del odontólogo debe dirigirse a instruir y a incentivar la instauración de estas medidas en los pacientes.

 

0 Comentarios

Deja un comentario