Close

PIDE TU CITA +34 93 218 80 80 info@clinicasden.es

Recesión gingival o retracción de la encía

Recesión gingival o retracción de la encía

Recesión gingival o retracción de la encías: cuáles son las causas?

La retracción de las encías o recesión gingival es la denudación parcial de la superficie de la raíz del diente por una migración o retracción del margen de la encía.

En ocasiones, estas recesiones gingivales pueden ocasionar un problema mucogingival. Algo que se define como la presencia de inflamación de la encía. Provocando la retracción en zonas con poca o nula encía adherida o insertada.

A continuación se enumeran los principales factores etiológicos de la recesión gingival:

Trauma por cepillado. Un cepillado enérgico conlleva una mayor probabilidad de retracción de la encía. El problema puede deberse a una técnica de higiene inadecuada. También puede darse por un cepillo de dientes defectuoso.

Trauma oclusal. No existe evidencia científica disponible que asegure que el trauma de oclusión provoque por si solo defectos de la encía.  Pero sí que puede acentuar la pérdida ósea y de inserción de la encía. Especialmente cuando existe inflamación en presencia de enfermedad periodontal.

Malposición de los dientes. A menudo observamos la presencia de recesiones de la encía en dientes con una posición muy prominente.

Presencia de defectos óseos subyacentes a la encía pueden provocar la aparición de recesiones.

Ortodoncia. Por si sola no crea recesiones. Pero algunos movimientos de los dientes pueden ocasionar áreas con defectos de encía que pueden terminar dando lugar a una zona de retracción.

Inserción alta de frenillos. A veces traccionan del margen de la encía provocando recesiones.

Trauma mecánico por objetos duros. Lápices o piercings extra o intraorales y algunos casos de sobremordida anterior.

Periodontitis: la pérdida de inserción y destrucción ósea por periodontitis puede dar lugar a recesiones de la encía.

Restauraciones y prótesis defectuosas. En ocasiones invaden el espacio biológico de la encía produciendo inflamación gingival, destrucción ósea y, en algunos casos, recesión.

Tratamiento higiénico y quirúrgico periodontal y cirugía oral. Pueden ocasionar recesiones. Más acentuadas normalmente con algunos tratamientos quirúrgicos para la reducción de la inflamación y las bolsas.

Todas las recesiones gingivales deben tratarse quirúrgicamente. Pero es importante una adecuada técnica de higiene oral y el control de los factores etiológicos. En otras ocasiones se requiere un tratamiento quirúrgico mediante técnicas de cirugía mucogingival para la mejora o resolución de las mismas.

 

Daniel Jiménez – Periodoncia clínica DEN

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario