Close

PIDE TU CITA +34 93 218 80 80 info@clinicasden.es

Tabaco y enfermedad periodontal

Tabaco y enfermedad periodontal

Daniel Jiménez, periodoncista de DEN Clínica Dental de Barcelona, nos explica la relación directa entre tabaco y enfermdedad periodontal.

La mayoría de fumadores se inician en la adolescencia, y la prevalencia es más alta entre los 20-24 años. La mayor tasa de fumadores se encuentra en países del tercer mundo. Existe un gran número de enfermedades asociadas al tabaquismo, como son el accidente cerebrovascular, la enfermedad coronaria y de las arterias periféricas, la úlcera gástrica, el cáncer de pulmón, boca, laringe, esófago, páncreas, vejiga y cuello uterino. También es causa importante de enfermedad pulmonar obstructiva crónica y de riesgo de recién nacidos de bajo peso. Causa la muerte del 50% de fumadores habituales y del 30% de muertes por cáncer.

El humo del cigarrillo es una mezcla de más de 4000 componentes, entre ellos monóxido de carbono, cianuro de hidrógeno, alta cantidad de carcinógenos y nicotina. Estos componentes pueden modificar la respuesta del paciente a la periodontitis.  La inhalación del humo del tabaco permite una rápida absorción de nicotina en sangre y su transporte al cerebro. La nicotina eleva la presión arterial, la frecuencia cardíaca y respiratoria y reduce la temperatura corporal.

Enfermedad periodontal en pacientes fumadores:
Se ha descubierto mayor prevalencia de gingivitis ulcerativas en fumadores. Algunos estudios revelan grados más elevados de periodontitis en fumadores y peor higiene bucal. Otros han demostrado mayor grado de periodontitis independientemente de la higiene bucal del fumador. Los fumadores tienen más cantidad de bolsas profundas, mayor pérdida de inserción y retracción de la encía, más pérdida ósea y de dientes, menos gingivitis, menor sangrado al sondaje y más lesiones de furca en dientes con varias raíces.

Efectos sobre la respuesta inflamatoria del paciente:
El menor sangrado de la encía puede deberse a efectos a largo plazo sobre la lesión inflamatoria de la misma. En análisis histológicos se ha demostrado menor cantidad de vasos sanguíneos en lesiones inflamatorias de la encía en pacientes fumadores.

El tabaquismo tiene efectos profundos en el sistema inmunitario e inflamatorio. Se ha detectado una inhibición en la función defensiva de neutrófilos y monocitos-macrófagos por altas concentraciones de nicotina. También se ha hallado una alta proporción de fumadores en periodontitis resistentes al tratamiento. Se cree que la activación inadecuada de neutrófilos contribuye a la degradación de los tejidos de la encía y a la progresión de la enfermedad periodontal. Es probable que el humo del cigarrillo confiera propiedades inmunosupresoras. El tabaquismo afecta también a la función de linfocitos T y B, induciendo una falta de respuesta en linfocitos T.

Efectos en la cicatrización y respuesta al tratamiento:
El tabaquismo es causa importante de una mala cicatrización tanto en el tratamiento no quirúrgico como quirúrgico de la periodontitis. En el tratamiento no quirúrgico, el tabaco determina una reducción de las bolsas y una ganancia de inserción menores. Los pacientes fumadores suelen tener poco sangrado al comienzo del tratamiento, y después de éste el índice de sangrado disminuye en igual grado que en no fumadores.
En cuanto al tratamiento quirúrgico, el humo del tabaco afecta a la microirrigación, a los fibroblastos, la matriz del tejido colágeno, al hueso y a la superficie de las raíces.

Abandono del hábito de fumar:
Recomendamos a todos los pacientes fumadores a abandonar el hábito. Es posible aconsejar un tratamiento de reemplazo de la nicotina. Esto aumenta las posibilidades de éxito con fármacos como el clorhidrato de bupropión.
Los exfumadores se parecen a los no fumadores en cuanto al estado periodontal y a la respuesta al tratamiento, pero no se ha establecido el tiempo de reversión de los efectos del tabaco. En un estudio que evaluaba el abandono del hábito junto con tratamiento periodontal se observó resultados más favorables en pacientes que dejaron de fumar con estrategias como asesoramiento, tratamiento de sustitución de la nicotina y bupropión.

 

0 Comentarios

Deja un comentario