Close

PIDE TU CITA +34 93 218 80 80 info@clinicasden.es

No Todo Vale en Odontología

Ahora, desde nuestra clínica dental en Barcelona, recuerdo cuando empecé a ejercer la odontología en el año 1990 y cómo ha evolucionado nuestra profesión desde entonces. En esa época en la cual se ejercía en consultas privadas y el odontólogo generalista hacía de médico de cabecera, había un odontólogo cada 10000 habitantes, actualmente España cuenta con más del doble de odontólogos de los necesarios, según la OMS, este exceso provoca paro entre los profesionales, odontólogos que tienen que emigrar,1 empeoramiento del ejercicio de la odontología y cambios de modelo de la práctica profesional. Los actuales modelos empresariales (Policlínicas, Mutuas o Franquicias ) determinan una situación de precariedad para los nuevos odontólogos. Esta situación crea una sobreoferta de servicios de odontología, las cuales generan una guerra de precios y servicios GRATUITOS, como por ejemplo, limpiezas dentales, extracciones, fluorizaciones y así hasta 20 prestaciones gratuitas. Yo me pregunto, no se están saltando el código deontológico español que prohíbe cobrar los tratamientos por debajo de su coste? quién regula que esto se cumpla? A cambio de que son estos tratamientos gratuitos?

En nuestra clínica dental de Barcelona siempre hemos pensado que nuestra profesión se tiene que basar en la excelencia en cualquiera de sus campos o circunstancias. Es decir, no vale dar gato por liebre en ningún caso. Desgraciadamente vemos que no es la misma filosofía o manera de hacer de todo el mundo. Actualmente en España hay grandes odontólogos que se preocupan, como nosotros, por lo que realmente es importante…Un resultado final perfecto y duradero. Es decir, se preocupan por dar el máximo beneficio posible al paciente. Estos grandes profesionales están padeciendo la fiebre del todo vale o todo se puede rebajar. Amigos, desde nuestra clínica dental de Barcelona, os podemos asegurar que la combinación de un buen servicio, buen diagnóstico, el tratamiento adecuado, el equipo idóneo, los utensilios o máquinas esenciales y la técnica depurada y actualizada del odontólogo son la única manera de conseguir el resultado perfecto. Todo lo que sea no centrarse en la excelencia sólo produce errores y posibles consecuencias, a veces inesperadas, que lo único que hacen es perjudicar al paciente. En pocas palabras, no hay milagros en odontología, las cosas son como son y no podemos ignorarlo. No creemos, ni lo haremos nunca, en la política de hacer lo que sea para vender sin tener en cuenta al paciente y la excelencia en el resultado.
Señores míos, esto es salud y el beneficiado tiene que ser el paciente.

0 Comentarios

Deja un comentario