¿Cómo combatir el mal aliento?

La halitosis, también conocida como mal aliento, puede afectar nuestra vida social y la confianza en nosotros mismos.

Mantén una rutina de higiene bucal correcta

Unos hábitos de higiene bucodental correctos no solo mantienen a raya la caries y las posibles enfermedades relacionadas con la salud de las encías, también refrescan nuestra boca y aliento.

Debemos cepillarnos los dientes y usar hilo dental un mínimo de dos veces al día.

Cepillarnos los dientas tras las comidas eliminará los restos de alimentos que pueden afectar al olor de nuestra respiración. Presta especial atención al interior de tus mejillas, donde pueden acumularse restos de bacterias.

Los alimentos y bebidas que ingerimos también pueden dejar rastro de bacterias en nuestra lengua. Recomendamos cepillarla con nuestro cepillo o usar uno especial para la zona a tratar. Deberemos enjuagarnos la boca con agua o enjuague bucal para eliminar cualquier residuo persistente.

Mantente hidratado

La halitosis es un síntoma común de la boca seca. Cuando la boca está seca, no tiene suficiente saliva para eliminar las partículas de alimentos y las bacterias.

Corregir la xerostomía o síndrome de la boca seca puede ser tan simple como mantenerse hidratado.

Beber agua es una de las formas más simples y efectivas para aumentar la producción de saliva. Recomendamos llevar siempre una botella de agua encima para poder beber en caso de notar sequedad.

Masticar chicle sin azúcar

Masticar chicle sin azúcar aumenta la producción de saliva y es otra excelente manera de combatir la boca seca.

Masticar un chicle de menta dejará nuestra boca con olor fresco como después de lavarte los dientes.

Comer alimentos ricos en zinc

Muchas personas que sufren de halitosis tienen niveles bajos de zinc. El zinc es un antimicrobiano natural que mantiene su boca limpia y libre de bacterias malolientes. Podemos aumentar los niveles de zinc de nuestro cuerpo comiendo alimentos ricos en este mineral, como ostras, carne de res, tofu firme, lentejas, yogur bajo en grasa y semillas de calabaza. El alcohol disminuye la absorción de zinc, lo que nos da una razón más para evitar su consumo.

Dejar de fumar

Fumar no solo es peligroso para la salud, sino que también es perjudicial para la respiración.

Las partículas de humo de olor desagradable permanecen en la boca, la garganta y los pulmones mucho tiempo después de apagar un cigarrillo, lo que crea un aroma poco atractivo.

Los fumadores también son más propensos a desarrollar enfermedad de las encías, que contribuye al mal aliento. Fumar también seca la boca, dejando menos saliva para eliminar las partículas de alimentos y las bacterias. Mejorar nuestra respiración es una buena razón para dejar de fumar.

Consultar al dentista

El mal aliento también puede ser un síntoma de mala salud oral.

Por ello, recomendamos visitar a nuestro dentista de confianza. Éste nos examinará minuciosamente y diagnosticará cualquier problema bucal.

Visitar nuestra clínica dental nos asegurará sufrir problemas leves de salud frente a complicaciones mayores en caso de no seguir un control médico.

Realizar una higiene completa profesional

La limpieza completa de los dientes suele ser parte de cada visita dental de rutina. Tras la eliminación de la placa por parte del o la higienista, disfrutaremos de un aliento refrescado y agradable.

¿Tienes dudas? Llámanos o visítanos y resolveremos todas tus preocupaciones de forma personalizada.

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment

X