El cepillado es un deporte de equipo

Es muy importante mantener sanos los dientes de nuestros hijos.

Cuidar de sus dientes de leche ayudará a asegurar que sus dientes definitivos salgan correctamente y permitirá que nuestros hijos aprendan buenos hábitos de higiene bucal desde pequeños, lo cual les ayudará a mantenerlos durante toda su vida.

Sin embargo, hacer que nuestro hijo empiece a practicar estos hábitos de higiene oral puede ser difícil.

Una de las mejores maneras de ayudarlos es cepillarse los dientes y usar hilo dental en familia todos los días.

¿Por qué es tan importante empezar a cuidar nuestra salud bucodental desde pequeños?

Muchos padres tienen la falsa impresión de que los niños no necesitan cuidar sus dientes de leche porque de todos modos estos dientes serán reemplazados por dientes permanentes. Sin embargo, los dientes de leche de un niño pueden tener un gran efecto en la forma en que el niño come, mastica y habla, e incluso puede afectar la forma en que crecen sus dientes permanentes.

Cuidar estos dientes de leche es muy importante y le enseña buenos patrones de higiene dental a una edad temprana, lo que garantiza que podrán cuidar sus dientes adultos una vez que crezcan.

Cuando los niños ven que sus padres tienen una actitud positiva hacia la higiene dental, su propia actitud se vuelve positiva.

Dar un buen ejemplo para ellos a través de nuestra actitud y comportamiento es una de las formas más efectivas con las que ayudar a nuestros pequeños a aprender desde el principio la importancia de cepillarse los dientes.

¿Cómo ayudar a nuestros hijos a cuidar de sus dientes?

Muchas veces, los niños no quieren cepillarse los dientes porque no entienden por qué es tan importante para su salud presente y futura.

Una manera de ayudarles es explicándoles el porqué. Son pequeños, pero son capaces de entender y razonar si los padres estamos a su lado ayudándoles a ello.

Convertirlo en un asunto de familia

Una vez que nuestro hijo sepa por qué es importante cepillarse los dientes, puede que nos sea más fácil ayudarlo a hacerlo todos los días.

Una de las mejores maneras de ayudarle a lavarse los dientes durante dos minutos dos veces al día es hacerlo juntos como familia.

Los niños pequeños aprenden rápidamente lo que hacen sus padres, son muy buenos para copiar cosas que escuchan y ven. Si ven que sus padres y hermanos mayores se cepillan los dientes dos veces al día, también querrán lavarse los dientes.

Conviértelo en un juego

Otra forma de ayudar a nuestro hijo a cepillarse los dientes es hacer que sea una actividad divertida en todo momento.

Dos minutos pueden ser largos para un niño ardiente y activo, por lo que convertirlo en dos minutos divertidos e interactivos puede ayudarlos a mantenerse concentrados y hacer que la experiencia sea agradable para ellos.

Algunos padres han descubierto que a sus hijos les gusta cepillarse los dientes cuando sus padres tocan su canción favorita. Los dos minutos pasan muy rápido y los niños se divierten bailando su canción favorita mientras se cepillan.

Déjalos elegir su cepillo de dientes y pasta de dientes

Una buena opción es llevárnoslos a comprar y elegir su propio cepillo de dientes. 

Permitirles elegir un sabor de pasta de dientes que les guste también hará que el cepillado sea más divertido para ellos, y hay bastantes pastas de dientes con sabores agradables para los niños que son menos intensos que muchas pastas de dientes orientadas a los adultos.

Iniciar una rutina

Crear una rutina es importante para ayudar a nuestro hijo a desarrollar un hábito de cepillado fuerte y saludable. Hacer que todos se cepillen los dientes al mismo tiempo, tanto de la mañana como de la noche, ayudará a adquirir el hábito de cepillarse dos veces al día.

Cuanto más cuide sus dientes de pequeño, más probabilidades tendrá de mantener una buena higiene dental más adelante en la vida.

Motivación

Los niños a menudo necesitan motivación para hacer cosas.

Debemos descubrir qué motiva a nuestros pequeños y usarlo para ayudarles a adquirir el hábito de cepillarse los dientes.

Enseñar a nuestros hijos buenos hábitos de higiene dental puede ser difícil, pero cuando trabajamos juntos como familia, se vuelve más fácil.

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment

X