¡El cepillado no es suficiente! Técnicas de higiene dental que deben formar parte de la rutina

La placa dental es una capa prácticamente invisible formada por bacterias, gérmenes y restos de alimentos. Esta fina capa se acumula sobre la superficie de nuestros dientes y encías.

La placa hace las que encías enrojezcan, se hinchen o sangren.

Si no conseguimos eliminarla a diario, ésta acaba produciendo toxinas que afectan a nuestra salud bucodental provocando enfermedades como gingivitis o, periodontitis y provocar daños importantes en dientes y mandíbula.

La placa dental también es la principal causante de las caries, de la irritación o del mal aliento.

Creer que con el cepillado de nuestros dientes basta para protegerlos de la placa es un error.

Son muchas las opciones que existen en el mercado para complementar el trabajo de nuestro cepillo de dientes. Deberemos incorporar a nuestra rutina diaria técnicas de higiene dental complementarias al cepillado para lucir una sonrisa sana y bonita.

La línea de las encías, los espacios interdentales, las paredes de la boca o la lengua son zonas a las que el cepillo no llega con facilidad.

Limpieza lingual

La lengua es una de las grandes olvidadas en términos de higiene dental. Sin embargo, es la parte de la boca donde encontramos mayor acumulación de bacterias.

Es por ello por lo que su correcta limpieza es fundamental para prevenir posibles enfermedades dentales.

Para limpiar nuestra lengua deberemos usar un cepillo lingual con el que arrastrar (de atrás hacia delante) para eliminar la capa blanquecina que cubre tu lengua.

Esta capa esta formada por restos de comida, mucosidad, saliva o bacterias y es muy importante mantenerla a raya para mantener en correcto estado nuestra salud bucodental.

Enjuague bucal

Debemos enjuagarnos un mínimo de dos veces al día con colutorio.  Éste reforzará la labor del cepillado y nos ayudará a mantener en buen estado nuestros dientes y encías.

Limpieza interdental

Para acabar con los restos que se cuelan entre nuestros dientes hay que recurrir al uso de hilo dental. El espacio entre nuestros dientes es demasiado estrecho para poder eliminar los restos de comida y placa bacteriana con un cepillo de dientes.

También puedes ayudarte de cepillos interdentales para los espacios más amplios.

Todas estas técnicas complementarias al cepillado nos ayudarán a mejorar la higiene de nuestra boca, pero para conseguir una boca 100% limpia y sana deberemos acudir a nuestro dentista de confianza para someternos a una limpieza profesional.

 

 

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment

Call Now Button
X