Las muelas del juicio son los últimos molares de la boca, tanto de la mandíbula superior como del maxilar superior. Son las últimas piezas dentales en aparecer. Sin embargo, lo que es más sabido sobre las muelas del juicio es un único hecho:  normalmente causan dolor y molestias. Por ello, en el blog de Clínica Den Barcelona, te contamos todo lo que debes saber sobre las muelas del juicio para quedar libres de dudas y preocupaciones.

¿Cuándo salen las muelas del juicio?

Por norma general, las muelas del juicio erupcionan entre los 17 y los 20 años. No obstante, pueden aparecer con retraso ya que cada persona tiene su propio ritmo de crecimiento. Incluso se puede dar el caso de que estas muelas no erupcionen nunca y queden retenidas en el hueso maxilar.

¿A todas las personas les aparecen las muelas del juicio?

No. No a todas las personas les erupcionan las muelas del juicio y tampoco todas las personas las tienen. También hay personas que solo tienen algunas de estas piezas dentales y no todas o ninguna de ellas. La mejor opción para descubrir si tenemos o no estos molares y si van a erupcionar dentro de poco es mediante una radiografía.

¿Extraer las muelas del juicio es la mejor opción?

Exrtaer estos molares solo es la mejor opción en algunos casos. Todo depende de cómo estén colocados. En ocasiones, las muelas del juicio erupcionan perfectamente y de manera alineada. En estos casos, los molares no son una amenaza y se recomienda no extraerlos pero sí que el paciente se realice revisiones periódicas en el dentista.

Si se han de extraer, ¿cuándo hay que hacerlo?

La respuesta a esta pregunta la tendrá el dentista del paciente, ya que cada boca es un mundo. En general, estas muelas que tanto nos preocupan  deben ser retiradas cuando están causando algunas de estas situaciones:

  • Infecciones
  • Caries profundas
  • Daños en los dientes adyacentes
  • Poco espacio en la boca

¿Qué se debería tener en cuenta tras una extracción de muelas del juicio?

La extracción de este tipo de molares es sencilla y suele realizarse bajo anestesia local. La recuperación se lleva a cabo entre 3 y 5 días, en los que pueden darse algunas molestias. Se recomienda respetar un cierto periodo de reposo, seguir la medicación recomendada por el odontólogo, ser rigurosos con la higiene bucal y evitar el tabaco y el consumo de alimentos muy calientes.

Comentarios

Pide tu Cita










Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies